Composición

Ene. 19, 2010. La anatomía del pene está compuesta por tres cilindros totalmente separados (véase el cuadro 1.1). De estos 3 cilindros, 2 son los denominados cuerpos cavernosos, que se encargan del funcionamiento eréctil del pene. Ambos cilindros se comunican entre sí en aproximadamente 3/4 partes de su longitud a través de pequeños orificios (esta es la razón por la que las inyecciones para el pene se aplican solamente en el eje o cilindro del mismo). Una vez que estos cilindros se han acercado al cuerpo, se parten y son anclados al hueso pélvico por una gruesa membrana. Además, cada uno de ellos está recubierto de un tejido muy resistente llamado "túnica albugínea", de modo que cuando el pene se llena de sangre bajo una cierta presión, se crea una firme estructura que permite la penetración.

Consigue 3 videos gratis
Solo durante el día de hoy, consigue 3 vídeos de ejercicios para alargar tu pene de forma natural

El tercer cilindro del pene es el denominado "cuerpo esponjoso", el cual se encuentra en la uretra. El tejido que rodea este cilindro es mucho más fino, haciendo que éste se asiente en el surco creado por los otros 2. Esta estructura se va ensanchando a medida que se va aproximando al extremo del pene, hasta llegar a la cabeza, conocida como glande. Asimismo, en la parte más cercana al propio cuerpo, este se va ampliando para formar el bulbo. Recubriendo estos 3 cilindros existe una gruesa y resistente membrana denominada la "faja de Buck". Finalmente, hay una última capa que recubre esta área, denominada "faja de Colles" o capa superficial. Luego continua con la pared abdominal, que hace que la estructura se soporte de manera muy firme, a la vez que produce que tome fuerza y dureza.

La piel que cubre el pene es extremadamente móvil y extensible. Esto es necesario para permitir que se puedan producir erecciones. La piel del pene es única en este sentido, y es controlada por el sistema hormonal. El glande es una estructura anatómica distinta a la demás, recubierto por el prepucio. Ésta es una doble capa de la piel del pene totalmente capaz de moverse y ajustarse según las necesidades del mismo, por lo que es muy sensible a cualquier tipo de hinchazón o trauma.

El cuerpo del pene se ancla al hueso púbico, y un espesamiento del músculo ancla a su vez la cabeza del mismo. Los músculos que forman el músculo recto ("ABS") son los que se encuentran en el centro de la pared abdominal. Esta espesa capa es conocida con el nombre de “ligamento fundiforme”, el cual produce un alargamiento del músculo recto para anclar el pene. Cuando se corta este ligamento, como en las operaciones de alargamiento de pene, éste puede parecer más largo, aunque simplemente cuelga más bajo del cuerpo porque está más despegado.

Descubre las mejores píldoras para el alargamiento de pene

Fuente de la sangre

La fuente que suministra sangre al pene proviene de un vaso sanguíneo principal que se encuentra en la zona baja de la parte posterior del cuerpo, llamada “aorta”. Esta se ramifica en una arteria ilíaca interna y externa, y finalmente en una arteria que pasa por debajo del hueso pélvico y termina en la arteria penil común. Al sentarse, y especialmente cuando se monta en bicicleta, un hombre puede cortar la circulación de la sangre de esta arteria, que cuando se daña, puede provocar síntomas como la escasez arterial y la disfunción eréctil. Una arteria de los cuerpos cavernosos suministra sangre a cada uno de los cuerpos eréctiles del pene.

La fuente que suministra sangre al glande forma parte de un sistema separado. Es por esta razón por la que los hombres pueden alcanzar una erección sin el glande hinchado, como por ejemplo en el caso del priapismo. Esto  también es así para los hombres que tienen implantes en el pene.

El mecanismo subyacente de una erección es el mecanismo cuerpo-venoso-oclusivo. Cuando las venas no pueden comprimirse o bloquearse, es imposible mantener una erección. Sin este mecanismo tan sensible, la sangre se escapa prematuramente del pene y produce la pérdida de la erección. Este tipo de disfunción eréctil se llama “escape venoso”.

Sistema nervioso

El sistema nervioso del pene está implicado en la creación y el mantenimiento de la erección, así como en la eyaculación. Los nervios sensoriales más numerosos están situados en la glande. Para alcanzar una erección toma las múltiples áreas del cerebro así como de la médula espinal. La primera parte de una erección del pene es controlada por el cerebro, conocido como erección psicógena. Esto ocurre bajo cualquier tipo de estímulo mental o erótico. Las erecciones del pene pueden ser causadas únicamente por la fricción de la piel de éste. Esto se conoce como erección reflexogénica, que comúnmente tiene lugar entre los hombres que han tenido alguna vez algún tipo de daño en la médula espinal y que no pueden conseguir una erección a menos que estén estimulados físicamente.

Escroto

El escroto es una estructura única con la piel muy fina, suelta y que no suele tener mucho pelo. Guarda los testículos fuera del cuerpo con la finalidad de mantenerlos más frescos y proporciona un estado óptimo para que se produzca la espermatogénesis o creación del esperma. El calor tiende a evitar que el esperma se transforme adecuadamente. Subyacente a la piel del escroto se encuentra el músculo cremastérico. Este músculo se une al escroto y contrayéndolo, eleva los testículos. Esto sucede en respuesta al frío o al calor, así como a los estímulos nocivos o dolorosos.

Los testículos son ásperos y del tamaño de un huevo pequeño. Son responsables del desarrollo del esperma, así como de la fabricación de la testosterona. Detrás de los testículos se encuentra ubicado el “epidídimo”, un tubo en espiral en donde se madura y se almacena el esperma. El extremo del epidídimo da lugar a otros conductos musculares más grueso, llamados los “conductos deferentes”, que llevan el esperma del epidídimo a la próstata. Los conductos deferentes son el sitio más común a la hora de realizar operaciones de esterilidad o vasectomía.

El esperma va dentro de los conductos deferentes, en 2 estructuras que se encuentran detrás de la próstata. Estas estructuras se llaman “vesículas seminales”, y son glándulas ásperas de aproximadamente 5 cm. de longitud que forman una secreción, alimentando el esperma y uniéndolo también a la próstata, que a su vez se encuentra en la base de la vejiga y crea un líquido que permite el alimento y la activación del esperma. El propósito primario de las vesículas seminales y de la próstata es proporcionar alimento y un lugar para que el esperma pueda estar almacenado hasta el momento de ser eyaculado.

La próstata segrega la mayoría del líquido, y 2 glándulas pequeñas se sitúan justo fuera del diafragma urogenital, siendo esta la que ancla el pene al hueso púbico. Estas estructuras, llamadas las glándulas “bulbouretrales”, producen una cantidad muy pequeña de líquido claro. Éste es el líquido que vemos justo antes de la eyaculación. Puede también contener cantidades muy pequeñas de espermatozoides.

Anomalías estucturales

Un ejemplo de problema estructural es la curva al pene. Esta curva puede estar presente en el nacimiento, llamado congénito, o puede ser adquirida. La mayoría de los hombres tienen una curva leve o inclinan ligeramente el pene. Esto no se considera anormal. Una curva se considera anormal cuando interfiere en la penetración. Raramente se da una curvatura del pene que sea tan sustancial que un hombre no pueda penetrar. En esta situación, la curva se da generalmente hacia abajo, con un cuerpo corporal más largo que otro. Cuando esta curva es tan severa que imposibilite la penetración, es recomendable recurrir a la cirugía.

Aproximadamente, entre el 0.3 y el 0.8% de los nacimientos masculinos tienen en la abertura urinaria, (“meato urinario”) una parte posterior más lejana en comparación con el eje, condición que se conoce como “hypospadias”. Esto por sí mismo no es un problema significativo, y la cirugía se recomienda solamente si es difícil depositar el semen en la vagina, o si es problemática la acción de orinar. Hay muchos grados de hypospadias, comenzando desde la extremidad del pene hasta la base del escroto.

Otra condición anatómica inusual incluye la ausencia de testículos. Normalmente en un hombre, la testosterona de la hormona debe circular con total normalidad y uno o ambos testículos deben estar presentes. Cuando los testículos no se ven en el escroto, pueden ser que no hayan descendido  o estar en el interior del abdomen. Es difícil que en la actualidad se de esta situación, puesto que generalmente se corrige poco después del nacimiento.

La información facilitada en nuestra web únicamente tiene el objetivo de informar a nuestros lectores sobre tratamientos, consejos y noticias relacionadas con el pene. En ningún caso esta información pretende sustituir el consejo o relación necesaria entre médico y paciente. Cuidatumiembro.com no se hace responsable de los daños que pudiera ocasionar la utilización de cualquier tratamiento o información sin la previa autorización de su médico especialista. La utilización de cualquier información de esta web sin la supervisión de un médico o profesional se entenderá como automedicación. Sitemap